miércoles, 21 de enero de 2009

Crimen en el microondas

A veces me pegunto “¿Y quién me manda a mi dejarle entrar en la cocina?”… En fin, hay situaciones que no cambian ni se pueden remediar….

Mi marido cometió anoche un crimen, sí, como lo oís. No suele entrar en la cocina, más que para ayudarme a poner la mesa, pero de “cocinitas” nada de nada (aunque sabe hacerlo cuando quiere).

Sabéis lo tozudos que son algunos hombres, pues el mío más. Tenía un bote de queso curado de oveja en aceite de oliva, de esos buenos y caros, y como el aceite había cuajado con el frío, le dije que lo dejara a temperatura ambiente o si tenía prisa por comérselo, que lo dejara un ratito sobre el radiador, unos segundos para que tomara su estado normal…. ¡¡Pues no!! Cogió el bote de cristal y ¡¡lo metió al microondas!! Imaginaros como salió el queso, estaba “cocido”, se había convertido tipo queso de Raclette, chicloso, incomestible y el bote ardiendo, pero él, aunque se le quedó cara de “por dios, qué he hecho” y por no reconocer que había cometido un “crimen” con el queso, me decía que estaba igual de rico!! … Ya, y una porra, ¡¡no lo quiso ni el perro!! La próxima vez no le dejo entrar a la cocina, ale.

¿Os ha pasado alguna vez algo parecido?

19 comentarios:

Natacha dijo...

Jjaaja.
Fair.... recien casada puse un huevo en agua para hervirlo... encendí el fuego...
me largué de la cocina... y cuando un ¡Boom! se escuchó en el salón... dije..."¡El huevo!!!!"

Nunca pensé que un huevo diese tanto de sí... Había trozos de huevo por la pared, techo, suelo... y el cazo... para tirarlo. Claro.

Tengo que decir en mi descargo que no sabía nada de nada de cocina, que llevaba dos semanas casada y que era tonta del culo... jajaj.
Besitos, mi niña.
Natacha.

amor dijo...

tenías que haberle castigado a comérselo entero, y tres semanas sin salir, y a la próxima que se lo piense, ¡estos hombres!

:p

(un beso y gracias por tu apoyo)

s

Fair Lady dijo...

jajaja Natacha, cosas así nos ha pasado a todas creo yo, la primera vez siempre cuesta:-)

Pues cuando compré mi primer microondas no tenía ni idea de lo que podía hacer en él y menos como cocer un huevo (la gente lo hace), pues imagínate cuando estalló la que lié en el microondas, le metí sin agua y sin nada, se quemó la placa y aún hoy en día no sé cómo cocer un huevo en el microondas, jajaja

Un besito guapa

Fair Lady dijo...

Hola Santi, cuánto me alegra oírte y saber que estás bien:-)

Pues mejor que no se lo comiera todo, encima le hubiese tenido que aguantar el dolor de tripa, jajaja... Así que, castigado toda la semana!!

Un besito enorme corazón

SILVIA dijo...

jajaj pobre, me imagino su cara¡¡¡¡¡ yo una vez me olvide la cacerola en el fuego ,me fui de compras, cuando volvi estaba toda la casa llena de humo y la cacerola a punto de derretirse toda negra jjajja
besitos

Antonio dijo...

jajajaja es verdad que cometió un crímen con ese queso, menos mal que no ocurrió nada grave, deberías haberle hecho comprar uno nuevo para ti sola.

Un besito Fair Lady.

Nuria dijo...

VAYA
¿Si me ha pasado algo parecido??
Bueno, un día dejé arroz en el fuego, me olvidé porque me puse a estudiar y cuando volví, además de haber pasado hora y media los vecinos llamaban a la puerta pensando que el bloque se estaba quemando ;))

Ya no salgo de la cocina hasta terminar la comida jajaja

Un abrazo

SUSANA dijo...

Bueh, ejem, ujum! Manito en el corazón...yo también fuí una ASESINA!!!! Siiiiii, confieso mi crimen!

Mi primer pollo fue derechito al horno, congelado y con una bolsita plástica que contenía los menudos!!!

La Ocasión: por esos tiempos quería deslumbrar a un hombre con mis proezas gastronómicas. Después del incendio, el insoportable olor a plástico quemado mezclado con pollo y la humareda que hacía llorar...por piedad, el Hombre en cuestión me pidió matrimonio.

Quizás pensaba que haría de mí una cheff...pues bien, no lo logró.
La cocina es un campo de batalla en el cual todavía, sacrifico sin piedad a mis víctimas.

Amiga querida, mi solidaridad con tu esposo, colega de armas!

Besotes y besotazos para Vos!

Fair Lady dijo...

Uyyy noooo Martín, tu sabes cuánto engorda ese queso!!!! En parte me hizo un favor, me he ahorrado algún kilito de más, jajaja

Besitos guapo (te sigo llamando Martín, ya me he hecho a ese nombre)

Fair Lady dijo...

Silvia, Nuria y Susana, veo que todas tenemos algo en común, somos "pirómanas", jajaja.

Me imagino el pollo de Susana, pero mira, no hay mal que por bien no venga, TE PIDIÓ MATRIMONIO!! (el pollo no, claro...)
... el mío seguramente hubiese salido corriendo, jajaja

A mí también me pasaba al principio, además soy culillo mal asiento y aunque esté cocinando estoy haciendo otras cosas a la vez, pues un día estaba haciendo arroz con leche y se me olvidó, bueno, ya os podéis imaginar cómo quedó la cocina, el cazo y el arroz!!

Un besito corazones

Bowman dijo...

Tengo aún queso de ese en aceite (de la cesta de navidad de la empresa) y está igual de solidificado... ¡menos mal que no tengo microondas!) :)

El único crimen que recuerdo con un microondas fue poner a calentar una fabada sin ponerle una tapa. Fue un día épico porque no estallaron hasta que se abrió la puerta... ¡y la abrió uno de mis jefes! (se cabreó bastante al mancharse la camisa y la corbata).

Pero no acabó ahí la cosa... llegó ¡otro jefe! a calentarse su comida. No recuerdo lo que metió pero era algún tipo de crema (muy de luxe porque este es muy sibarita). Se enfadó aún más que el anterior cuando sacó su plato y se encontró que su crema de diseño estaba llena de náufragos flotando, es decir, restos de judías, morcilla y grasa de la fabada que, al estallar, se habían quedado pegadas en el interior del microondas y luego fueron cayendo, ja, ja.

P.D.: ¿Tanto engorda el queso? Ahora entiendo por qué me he puesto grande y redondo como Humpty Dumpty. ;-)

Fair Lady dijo...

Bowman, sabía que alguna muñonada tenías para contar, jajaja, ¿y no limpiaste el microondas al sacar las judías?, ya te vale, cochino!!!

El queso curado y encima en aceite engorda un "Humpty Dumpty" (vamos, un "huevo"), los 100gr tienen más de 450 calorías... sí, sí, si mi maridito también se esta poniendo "rechonchete", jajaja

Un beso corazón

Silvia García dijo...

Hola Fair
A veces los maridos en la cocina son peligrosos,(aunque a veces las mujeres también)
El mío hizo una vez un guisito de higado, era incomible, parecía telgopor y él decía que estaba rico.Yo tampoco soy una reina en la cocina pero me arreglo, no tengo microondas, pero hay que tener cuidado con su uso, a gente conocida mía le ocurrió de quemarse grave en la cara por la explosión que hizo cuando sacó una taza de café, y también con el tema de los huevos.
Un beso grande, me alegra pasar por aquí

Gatadeangora dijo...

Es que algunos maridos y la cocina son incompatibles.
Pues a mi me pasó que puse tomate a freir y se me fué el santo al cielo y claro el tomate campó a sus anchas a lo ancho y largo de la cocina.No te imaginas lo dificil que resulta limpiar las manchas de tomate requemado, y encima la cocina era blanca, parecia que habia asesinado a alguien, jajajajaja.
Me alegro verte otra vez.
Besitos

Airblue dijo...

Bueno la verdad es que a mi me dan envidia esas señoras que tienen un chef en su casa. Afortunadamente ahora entran en la cocina sin problemas,en mis tiempos no era así.
Yo jamás había cocinado y a mis 22 años hice las pechugas de pollo más negras que las de Woopy Goldberg , con perdón de esta gran actriz. Je,je.

Vampi666 dijo...

Pobre queso, realmente un crimen, yo hice un curso acelerado de microondas, pero ni por esas. Al final como casi todos, solo para calentar. Perdona que no haya pasado antes , pero he estado muy liada, gracias por tus visitas a mi mundo, y me encanta tu blog, así que volaré a menudo por aquí.
Un besito.

Morgenrot dijo...

¡ Castigado a que se lo coma enterito...!, no dice que está tan rico,pues hala, a comer...

¡ Qué risa !

Me alegro de que estés escribiendo.

besos muy fuertes

Elsis dijo...

Querida Fair, mi Colo es un experto con el microondas, yo congelo todo para que coma menos, él va al freezer y descongela lo que quiere y después para no sentirse culpable me invita a comer, ja,ja,ja!

La que hace lío soy yo, un día de estos nos quedamos sin casa, dejo cosas en el fuego, me olvido y me voy.
Cuando salimos con el Colo y suena la sirena de los bomberos, se pone como loco y volvemos volando, porque si me pregunta si me olvidé algo en el fuego no me acuerdo, ja,ja,ja!

Los años no vienen solos tesorito!

Besitos!

Nuria dijo...

No, no es mi vestidor jajaja
Tengo un armario empotrado que ordeno sistemáticamente como buena maniática jajaja
Gracias por tus comentario Fair Lady