jueves, 28 de febrero de 2008

Soy como...

Soy como el aire, siempre presente
Soy como viento, que acaricia tu ser
Soy como el árbol, que te protege
Soy como la tierra, que te ayuda a crecer

Soy como la luna, que ilumina tu camino
Soy como el sol, que te abriga a su calor
Soy como el cielo, que te abarca en su manto
Soy como el mar, que te mece al nacer

Soy como la nube, que te acompaña
Soy como la lluvia, que calma tu sed
Soy como la estrella, que brilla a tu paso
Soy vuestra madre y por siempre os querré



Dedicado a mis hijas.
©Fair Lady

11 comentarios:

Aguabella dijo...

Precioso, guardaló, cuando seán mayores querrán tenerlo siempre,te lo digo por mi propia experiencia,tengo todas las poesias,escritos,penmientos guardados,haciendo esto siempre queda un rastro de tí.

Caco dijo...

Qué putada que me crié en una época en la que las demostraciones de afecto no eran habituales. Me habría gustado escuchar eso. Me habría gustado mucho. Es precioso

Fair Lady dijo...

Gracias Aguabella, sí, lo guardaré en su álbum de fotos que empecé a hacerles desde que nacieron. Es uno de mis legados para ellas.

-----

Gracias Caco, mismamente porque en nuestra época eran pocas las palabras de afecto y cariño, no he querido caer en el mismo error. Yo también lo he echado en falta, por ello he aprendido a demostrar mi afecto, además te ayuda y te reconforta.

-----
Un abrazo enorme a los dos

Morgenrot dijo...

Encantador tu poema y conmovida estoy , también por los comentarios.

Hace años las muestras de cariño escaseaban más...

¡ Qué madre más linda debes ser !

Hermosa nana que arropa

Fair Lady dijo...

Gracias Morgenrot, aunque en estos tiempos es algo difícil ser la madre perfecta, por lo menos intento ser una buena madre.
Un abrazo

Airblue dijo...

¡MADRE! la palabra más hermosa que conozco. Verás, creo que no sabemos lo que significa hasta que lo somos y luego perdemos a la nuestra. Ella, mi madre, siempre me decía que no hay cariño más puro y que si quería mucho a sus nietas era porque me adoraba a mí.
Guarda ese poema que has escrito, tus hijas estarán orgullosas.
Un abrazo.

Fair Lady dijo...

Gracias Airblue, tu lo dices, yo me dí cuenta que me faltaba cuando la perdí, le quería haber dicho tantas cosas que al final no me dio tiempo pensando en que ya habría un momento.
Un abrazo

diaouled dijo...

Muy bonito, ser padres es toda una experiencia y no quisiéramos nunca dejar de proteger a nuestros hijos. El amor que describes en este poema es necesario, digo.

Como ves, me estoy dando una vuelta por tus blogs, ya que veo que eres multiblogera como yo. Te voy a enlazar si me lo permites en cuanto tenga un momento.

Besos.

Fair Lady dijo...

Muchas gracias por visitarme, diaouled y me alegro que te guste este poema. También te enlazaré en mis blogs principales, ya he visto que también has visitado Paisajes... Como sabes, me he dado una vuelta por tu blog y es muy interesante.
Un abrazo

Jerusalem dijo...

¡Precioso! El amor más puro es el que tiene una madre por sus hijos.

Para mí lo más preciado de este mundo es mi hija.

Un besote

Fair Lady dijo...

Gracias Jerusalem. Sí, un hijo es lo más preciado, aunque cuando se hacen mayor, muchas veces "se olvidan" de que sólo queremos lo mejor para ellos. Eso también vale por nostros como hijos. En nuestra madurez, seguramente muchos nos hemos dado cuenta que no queríamos oir los consejos de nuestros padres y que únicamente eran por nuestro bien.
Un abrazo