martes, 24 de junio de 2008

Sentimientos


Hay veces que, por cualquier circunstancia, nos vemos obligados a participar en asuntos que ni nos van ni nos vienen, pero por estar "a la altura de los demás", hemos estado presentes.

¿Alguna vez te has sentido realmente "fuera de lugar" o te has dicho incluso a ti mismo "estoy haciendo el payaso", "qué pinto yo aquí"?

21 comentarios:

Fair Lady dijo...

Yo sí, en dos ocasiones, hace ya muchísimos años, entonces era jovén e inocente, menos mal que he cambiado, jajaja

La primera vez que me sentí fuera de lugar, fue estando de vacaciones con mi amiga de toda la vida. Conoció a un chico, pero como era tímida no quería quedar ni estar a solas con él, así que, ahí estaba yo sujetando la vela!! Accedí 3 días seguidos, claro, cómo iba a dejarla, era mi amiga. Pero al 4º día cuando la cosa se convirtió más íntima pensé “estoy haciendo el payaso” y le dije “ya tengo bastante, me voy” y me fui. Aunque se sintió molesta por aquel “abandono”, entendió que yo estaba totalmente fuera de lugar, hoy en día seguimos siendo amigas y de eso hace ya 20 años!!

La segunda vez también fue estando de vacaciones con otra amiga (hacía sólo 1 año que nos conocíamos). Accedí a acompañarla a visitar durante 3 días a su novio en la playa que estaba con otros amigos. ¡¡Fueron los peores días de mi vida!! Mientras ella y él estaban en el dormitorio dando rienda suelta a sus sentimientos, yo en el salón compartiendo espacio con el resto de “los amigos del novio” y soportando el desmadre que procedía del dormitorio. No sabía hacia donde mirar, dónde meterme, pasé el mayor bochorno de la historia, sólo pensaba “tierra trágame, qué pinto yo aquí”. Al día siguiente le pedí a mi amiga que fueran algo más reservados y respetuosos hacia los demás que estábamos allí, que me parecía bien, pero eso traspasaba el límite de la vergüenza ajena. La muy puñetera encima se enfadó conmigo y estuvo los 3 días sin hablarme y menos sin remitir el escándalo, así que, opte por aguantar esos pocos días y una vez de vuelta, la mandé a freír espárragos hasta hoy!!

SILVIA dijo...

hola amiga
millones de veces me sentido fuera de lugar, muchas veces por querer ayudar, otras por metida nada mas, y despues me digo a mi misma "que pinto yo aqui"

en mi blog te deje un mimo
besitos

Fair Lady dijo...

Silvia, muchísimas gracias por tenerme en cuenta para ese mimo "Amigas unidas para siempre", ya lo he publicado en el lateral dcho. Es agradable saber que, aunque últimamente no tengamos mucho tiempo para pasarnos por los blogs, siempre estamos en el recuerdo. Gracias amiga mía.

Lo más triste es cuando se ofrece ayuda sincera hacia una amistad que creías verdadera y resulta que no es valorada en absoluto, sólo por interés.... eso duele y mucho.

Un besito querida Silvia

Bowman dijo...

Mein Schatz Fair Lady, la situación que describes es una constante en mi vida. Como tuviera que empezar a contarlas escribiría un blog entero durante años.

Estábamos en mi coche. Parados descansando. Fuera llovía (creo). Yo en el asiento del conductor. En el asiento de detrás, una pareja de amigos. No me molestaba que se besaran. Pero empecé a oir unos ruidos sospechosos... no me atrevía a mirar, ni siquiera por el retrovisor. Quería gritar "¡Que estoy aquí, cabrones!". Al final opté por salirme del coche y darme un paseo (y no volver a llevarlos jamás juntos en mi coche, claro).

Una chica me llama a casa y quedamos. La acababa de conocer hacía poco y ni siquiera le había dado mi teléfono, pero salí a ver de qué iba. Acabamos en una disco pequeña del barrio. Estaba buena (con reservas) y esas cosas, y tampoco me hubiera importado... pero no me decidía. Algo me daba "mal royo". Ya habíamos bebido demasiado, pero me pidió otra cerveza así que me fui a la barra. Cuando volví con los dos tercios, uno en cada mano, ¡me la encontré morreándose con uno!. Y como en la canción... y yo allí con las cervezas como un gilipo-yas madre... Me las bebí y me largué.

Llego al cumpleaños de mi (ex-)jefe. Entro y hago el típico chiste gritando, en vez de "¿dónde está el homenajeado?", la típica frase cachonda "¿Dónde está el ojo-meneado?"
Se hizo el silencio. Miré a mi jefe... y al verle la cara recordé que era bizco, con un ojo mirando para Cuenca, como Trueba, el director de cine...
(Ésta estaba reservada para mi blog de muñonadas, pero te la regalo)

Y mutitud de sitios a los que he ido y he pensado que no pegaba allí para nada, como en aquella feria de antigüedades en la Casa de Campo, rodeado de señoras mayores muy victorianas, que parecía un congreso de las ex-juventudes del PP. En esto anuncian por megafonía que en la sala tal estaban firmando (¿libros?) Pitita Ridruejo y ¡el Padre Apeles!. Salieron todas corriendo con alegría, muy felices, para ver a sus ídolos, atropellándome ¿Qué leches pintaba yo en un sitio así?

Año 1990. Salgo por la mañana de una guardia (estoy en la mili) y cojo el metro. Me bajo, como siempre, en Ópera, para atravesar la Plaza de Oriente camino a casa... justo el día (fin de semana) en que se está celebrando el 20-N. Ya iba sin dormir y de mala leche, con que imaginadme (siendo de izquierdas) atravesándo la plaza abigarrada de falangistas, neonazis, banderas de F/N, gritos de Franco, Franco y media plaza cantando el Cara al Sol. Se me acerca un grupo de neonazis, con sus bomber, sus botas, etc. a repartirme propaganda y les respondo "Paso, soy comunista" (no lo soy, pero era la respuesta más borde que se me ocurrió). Entonces me di cuenta de mi error. Estaba rodeado de esta gente, yo sólo, y me había "delatado". La idea de un linchamiento del rojo se me pasó por la cabeza. Afortunadamente, se quedaron petrificados por mi valentía (es decir, insensatez) y atravesé rápidamente el cerco sin mirar atrás, pero sin acelerar el paso.

Tuve otra parecida hace poco. Me sonó el móvil (¡con el Himno de Riego!) en un autobús que iba de la Plaza de Castilla a Colón, donde se iba a manifestar la derecha, en el banderón que puso el PP. El autobús estaba abarrotado de jóvenes falangistas, con sus banderas del yugo y las flechas. Bendita ignorancia, pues estos tiernos párvulos no hubieran distinguido la Internacional del Cara al Sol. Ni se enteraron (y sonó fuerte).

¿Sigo?

Küssen, mein Schatz

Tork dijo...

Si, en varias ocasiones, pero te contaré una. Un día x fui al Mall e ingresé a una gran tienda de ropas, estaba en lo mejor y de pronto con el pié le pego a una pata de un tendedero de colgar ropa, éste estaba lleno de abrigos y otras prendas de vestir y junto como en cadena otros tendederos, como podrás imaginar cayó el primero, el segundo y todos, eran siete en total. Bueno me quedé parado y pedí las disculpas y me dió ataque de risa al ver todo por los suelos.Al final me dijeron que me fuera y no me preocupara.

Un besito de payaso Fair Lady.

Gatadeangora dijo...

Todos nos hemos sentido asi alguna vez...no tantas como Bowman,pero algunas, jajajaja.
Besos

angelica dijo...

jejejejeje
si y lo peor de todo, que la pena es tan grande que eso te hace sonrojar
uno quisiera hacer un hoyo en la tierra y que lo trague

ven le cuento...la ultima de la que me acuerdo


hace como 1 estaba en el supermnercado de compras y pues estaban rifando una moto,resulta que habíamos como 40 personas en la rifa y yo entendí que había ciado el numero mio, yo tenia el 3001 y había sido el 3021 y yo me puse super contenta
no saltaba pues de la dicha, ya que casi nunca me gano nada , cuando el señor que estaba haciendo la rifa me dijo señorita ese no es el numero y pues ya habían parado la rifa
hay se imagina la pena tan grande que pase, jejejejejje definitivamente fuera de la lugar jejejejej
besos muy bueno el escrito...

Fair Lady dijo...

Pues sí que vas servido Bowman!! jajaja. Me ha encantado la metedura de pata con el bizco, gracias por "regalármela", pero como sigas contando historias no vas a tener qué publicar en tus muñonadas, jajaja

Besitos corazón

Fair Lady dijo...

jajaja Tork, tuviste suerte de dar con una amable dependienta, vaya corte!!

Un besito Tork, y de payaso no tienes nada, como habrás visto, todos hemos tenido algún tropezón :-)

Fair Lady dijo...

Sí, sí Gata, pues cuéntanos algo, anda.....

Besitos

Fair Lady dijo...

Angélica, eso sí que es un tierra trágame en mayúsculas tipo AVESTRUZ total!! Te imagino saltando en medio de un aforo de gente y todos mirándote y preguntándose "y esta chica porqué se alegra tanto?", jajaja... vaya cara se te quedaría...

Un beso enorme guapa

Leznari dijo...

Jajajajaja Fair, yo también me he sentido varias veces fuera de lugar, y lo mal que se pasa.
Recuerdo una vez, queria que la tierra me tragase, mentí a mi padre diciendole que ese fin de semana me iba a casa de una amiga, y como sabia de antemano que ellos no irian a la sierra, pues alli estaba yo con unos amigos osease 2 parejitas, bebiendo cubatillas y riendonos a trotaplen,pensabamos irnos por la noche a Madrid !QUE CONSTE EN ACTA! cuando ..zas de repente veo que se abre la puerta y entra mi madre...mi hermano..mi hermanA..y por ultimo mi padre...rezaba porque la tierra se me tragase..pero no fue asi...después de alguna que otra mentirijilla mis amigos para Madrid y yo!!! Castigada un mes sin salir.
Tengo alguna más pero como esa....
Besitos.
LEZ

Fair Lady dijo...

Lez, me hubiese gustado ver tu cara en aquel momento, jajaja... ¡¡Menuda bronca seguiría y lo peor, a que ya no se fiaban tanto de ti!! ... conozco una historia parecida, jejeje

Un besito guapa

Z&Z design - ChZ y Mariespe dijo...

Cada evz que estoy en una reunión familiar!!! jejeje uy si, mira, que yo ya trabajo en ésto, que yo ya tengo ésto, que yo ya estoy viajando a Europa, que yo... aggg!!! no los soporto, pero yo con toda la sonrisa esperando sólo q halla pasado "una hora" y retirarme ya que ya hice "acto de presencia" jejeje, Saludos!

MARIESPE

Natacha dijo...

La verdad es que soy bastante prudente... suelo marcharme antes de que la cosa (el payaseo) sea evidente...
Me sentí fuera de lugar algunas veces de niña, en mi casa... pero no recuerdo así ninguna destacable.
Un besito, linda
Natacha.

Fair Lady dijo...

Ya sabes Mariespe, "a palabras necias, oídos sordos”. No merece la pena cabrearse y menos ante gente irónica y prepotente, tu sabes lo que tienes y lo que vales, eso es lo que importa.

¡Los parientes, cuanto más lejos, menos los sientes!

Un abrazo

Martha Colmenares dijo...

Pues si, Fair Lady, creo que es un eterno dilema, en mi caso. Sentirlo por uno mismo o que te lo hagan notar. Cosas de la vida. Me encantó pasar por tu blog.
Un abrazo, Martha

Aguabella dijo...

Si me he sentido asi alguna vez en el pasado y te aseguro que fue muy dificil mantenerme en el lugar.

Muchas gracias por tus palabras en un momento delicado y muy penoso.

Un besito

Fair Lady dijo...

¡¡Qué prudente Natacha!! Eso es que tienes un sexto sentido, jejeje
... aunque yo también he aprendido a ser más produdente con las experiencias vividas.

Un besito corazón

Fair Lady dijo...

Querida Martha, que alegría!! Es bueno saber que sigues ahí, al pie del cañón como siempre, por mucho que te quieran "dejar fuera de lugar"!! Menudo susto nos dio Caco al decir que posiblemente cerrabas el blog. Como ya he comprobado, sigues dando bastante guerra, jajaja

Un abrazo enorme

Fair Lady dijo...

Aguabella bienvenida de nuevo. Sabemos que acabas de pasar por un mal trago, puedes contar siempre con nuestro apoyo, aunque "virtual", pero muy sincero.

A veces mantenemos la postura por agradar a los demás, pero hay momentos que debemos soltar nuestra rabia para no ser comidos.

Un besazo

Un besazo