viernes, 29 de agosto de 2008

Vacaciones insólitas... (II)

Si por algo me gusta Vilagarcía es por su gente amable y dispuesta a ayudar en lo que haga falta. Otra peculiaridad de esta villa es que nadie se expresa en gallego, todo el mundo utiliza el castellano, aunque con acento gallego, pero castellano, curioso verdad.

Buscando ropa de cama para nuestro nuevo apartamento, estaba desesperada porque no encontraba lo que tenía en la cabeza, lo sé, soy algo rara, pero cuando se me mete algo en mente, no paro hasta dar con ello, no me gusta comprar por comprar, o lo encuentro o lo dejo por imposible. Pues bien, buscaba unos edredones algo especiales para las camas (2 camas de 105cm), después de volver loco a mi marido buscando tiendas, por fin dimos con una tienda de barrio de esas de toda la vida y allí estaba…. ¡¡en el escaparate estaba “mi edredón”!! Por fin mi marido respiró tranquilo, jajaja

Entramos en la tienda, había una anciana sentada y un señor leyendo. Nos atendió otra señora que resultó ser la dueña. Le dije que quería precisamente el edredón que tenía en el escaparate, pero si lo tuviese en color verde, mejor (ya sé que pido demasiado). La dueña dijo “que suerte tienes hija, precisamente me quedan dos en verde y para cama de 105cm”. ¡¡Señora, me acaba usted de alegrar el día!!”, exclamé. Después de ver los edredones y por supuesto quedármelos, la dueña comenzó, sin conocernos de nada, a charlar animadamente con nosotros. Nos contó parte de su vida y que la tienda existía desde hacía más de 70 años, fundada por su madre, que resultó ser la anciana sentada en la silla con 90 años!! Incluso el edificio en el que se encuentra la tienda está declarado de interés histórico, madre mía, todo un honor!! Me dispuse a pagar los edredones y tuvo un detalle lindísimo, nos regaló dos salva-platos con sus servilletas y me dijo “Porque no están vuestras hijas, si no, también les daba un detallito. Lo dejaremos para la próxima visita”. La señora sabía perfectamente que volvería a esa tienda encantadora, no por nada había sido mi “salvadora”, jajaja

Otra curiosidad de Vilagarcía es, que todo el mundo tiene perro. Sí, sí, es muy corriente ver la gente pasear con ellos, bien por el Paseo Marítimo, por las céntricas calles o incluso sentados en las terrazas, algunos hasta con su bebedero. En este caso la expresión “una vida de perros” está empleada en el buen sentido de la palabra, jajaja También decir que todo el mundo recoge “las sorpresitas” de sus mascotas, por lo tanto puedes caminar tranquilamente, no pisarás ninguna!!

El hecho de que Vilagarcía sea ciudad-amiga-perruna, hace que mi deseo de tener un compañero de cuatro patas sea cada vez más real, hasta mi marido se ha convencido de ello, no es precisamente un amante de los animales y menos tenerles en casa, pero estoy consiguiendo llevarle a mi terreno, de momento tenemos a nuestra cobayita Rosy como sabéis, buen comienzo, no? Por cierto, le he comprado una correa de paseo a Rosy, ante la falta de un perro, la sacaré a ella, jajaja


… los más insólito de estas vacaciones sigue siendo…. mis niñas…. Continuará.

25 comentarios:

Natacha dijo...

¿Sabes Fair? me encantan esas pequeñas tiendas antiguas. Suelen estar regentadas por personas, que lejos de ser rancias como sus establecimientos, están deseosas de compartir palabras con los forasteros que llegan... un encanto...

¡Comprate un perro, hombre! jaja. Yo, si pudiera, lo haría...En mi próxima vida, tendré, seguro... Ay, que de cosas estoy dejando para mi próxima vida... jaja
Un beso, niña preciosa
Natacha.

Fair Lady dijo...

Espero que haya convencido a mi marido antes de mi próxima vida, jajaja

Un trato tan cálido y cortés sólo lo encontraremos en las tiendas antiguas, siempre las he preferido a los grandes almacenes, fríos y superficiales.

Un beso mi guapa Natacha

Bowman dijo...

Vaya, me encanta que exista una ciudad con muchos perros que no es un campo de minas.

Lo que comentas de la gente, que se pone a charlar amistosamente, sin conocerte de nada, es una de las cosas que siempre me gustó de Galicia.
Recuerdo pasear por las corredoiras (pasando por, no pueblos, sino lugares) y ver al abuelo galego sacando sus patatas con una azada y darnos palique enseguida, y acabar dentro de su casa, invitados, y su mujer orgullosa enseñándonos el cabecero de la cama de matrimonio ¡con radio! (¡y sin conocernos previamente de nada!).
O entrar en una pequeña tasquita como clientes, pagar todo lo que habíamos pedido y recibir gratis dos fuentes enormes de deliciosos berberechos al vapor, invitados por la dueña (hasta ese día absolutamente desconocida), simplemente para alargar la placentera conversación que estábamos teniendo. Entramos clientes y a los 5 minutos éramos amigos.
Situaciones parecidas siempre me han pasado en esa bella tierra.

Fair Lady dijo...

¡¡Qué razón tienes Bowman, totalmente cierto!! Cada vez que vamos a Galicia, volvemos con espíritu renovado y el corazón lleno de nuevos amigos. Es más, hemos veraneado 2 años consecutivos en el camping Río Ulla (Vilagarcía, creo que te lo comenté), pues este año les hicimos una visita de cortesía, ya que el trato fue impecable durante nuestra estancia, y para nuestro asombro, fuimos recibidos como viejos amigos, un encuentro lleno de abrazos y recuerdos. Simplemente maravilloso:-)

Un besito corazón

Aguabella dijo...

La suerte llama a tu puerta!!!

Estas encontrando todo lo que quieres y eso es buna Estrella, me parece que tu marido ya está prepaado para recibir a tu perrito, pero se hace de rogar jajaja.

Espero la tercera parte.

un beso

Fair Lady dijo...

Aguabella, mi buena meiga!! Me alegra saber que las estrellas están de mi parte, confío en tus palabras porque eres mi brujita de la suerte:-)

... ¿Podrías con algún brebaje tuyo de esos encantandores convencer pronto a mi marido? jajaja

Un besito querida amiga

Aguabella dijo...

FAIR LADY

Pero si ya le tienes convencido!!!

Lo tienes cuando quieras jajaja
pero sigue mimandole que eso les gusta.

Besitos

Ana dijo...

Hola! Me alegro mucho de verte otra vez y de tus estupendas vacaciones; tengo muy "abandonado" el blog de los peque, que andan todo el día por ahí totalmente 2asilvestrados". A ver si cuando empiece el cole, nos centramos un poco todos.

Un besito y gracias por tu visita.

Fair Lady dijo...

Uy uy Aguabella, creo que sabes más que yo... Claro, aciertas a través de tu bola mágica o en los posos del café mañanero, jajaja

Un besito corazón

Fair Lady dijo...

Hola Ana, me alegra oírte!! No te preocupes, con paciencia todo llega, además también tienes tu otro blog al que dedicas bastante tiempo. Nuestra virtud o defecto es que odiamos dejar a medias las cosas, queremos todo y ya, jajaja

Un besito guapa

Jorgelina dijo...

Que suerte que estas de regreso,se te extrañaba!!!
Un beso y lindo fin de semana.

PIZARR dijo...

Fair, yo también acabo de llegar de Galicia. Esta vez solo he estado en Coruña y provincia.

Que gozada es siempre mi reencuentro con esa tierra.

Mi hermana mayor se casó con un gallego y vive allí hace 25 años.

Lo que dices de las tiendas pequeñas es algo que siempre busco en las zonas antiguas de las ciudades.

En Galicia en concreto suelo buscar esas tiendas que tienen un poco de todo y he encontrado a menudo cosas preciosas de plata. Me encanta la plata.

Por lo que veo disfrutarás de muchos años más de vacaciones por esa bella tierra, en tu casita.

Un beso desde el Mundo de los Sueños

Gatadeangora dijo...

Creo que tienes mucha suerte por haber conseguido una casa en Vilagarcia.Si no fuera por mis hijos nos iriamos a vivir al norte mi marido y yo, porque cada vez soportamos menos el calor y el barullo de las playas de aqui.Hace dos años estuvimos en Cambados en el Parador y lo pasamos estupendamene.
Besitos.
P.D,Vete pensando el nombre que le vas a poner al perrito, jajajaja.
Besos

los pensadores dijo...

hola,lindo posteo,nosotros tenemos perros por suerte,el mejor amigo del hombre...pero en general nos gustan todos los animales.

esperamos verte por nuestro blog,nos vamos llendo porque se nos hace tarde perdon por no hablar mucho del post.

chaito.

Pere dijo...

Hola, venia a visitarte.
Villagarcia que bonito!
El perro de la foto es un Sharpei?
Yo tuve uno y no sabes como son...el mio era Chino, no Americano.Por Internet los venden.

Un abrazo

Martin dijo...

Uuuuffff!!!! no sabes lo interesante que son esas tiendas antiguas que ya están casi en extinción, tienen muchas cosas interesantes por ver y entretenerse, a mi me encantan cuando entro a alguna no salgo de ahi hasta que lo reviso y urgueteo todo.Existe mucha historia en esas tiendas.

Y en cuanto a los perritos ya deberías tener uno para pasear y no te olvides de las chandal y deportivas eh!

jajaja.
Besitos Fair Lady.
A propósito como quedaron los edredones?

Fair Lady dijo...

Jorgelina, me alegra que estés por aquí nuevamente y perdona que no tenga apenas tiempo para visitarte, prometo subsanarlo en cuanto me sea posible.

Un besito guapa

Fair Lady dijo...

Pizarr, qué alegría ¿todo bien corazón?

Pues si tu hermana está casada con un gallego, sabes de qué hablo, jajaja.

Sí, en efecto será nuestro destino permanente, aunque algunos pensarán "qué aburrido" siempre el mismo lugar, debo decir que, he viajado muchísimo, conocido lugares maravillosos, pero es en esta tierra gallega donde me siento "querida".

Un beso querida amiga

Fair Lady dijo...

Hola Gatita, pues sabes que todos los años vamos al parador de Cambados a tomarnos algo. Fue el lugar elegido para pasar nuestra luna de miel, pero estaba en reforma y nos cambiaron al Parador de Pontevedra, precioso también.

Seguramente conocerás el Palacio de Fefiñanes, en Cambados, con su bodega de Albariño:-)

Un beso corazón

Fair Lady dijo...

Siempre una alegría veros por aquí Pensadores. Pues he tenido mascotas desde que tengo uso de razón. Para mi no tenerlas es inconcebible:-)

Un fuerte abrazo

Fair Lady dijo...

Hola Pere guapetona. Pues sí, es un Sharpei aunque no es mío, ya me gustaría, jajaja. La pena de esta raza es que de pequeños son riquísimos con sus arrugas, pero de mayor las van perdiendo y se vuelven gordones. Mi vecina tenía uno e ibamos viendo su evolución:-)

Un besazo

Fair Lady dijo...

Mi querido Martin, cuando entras a una tienda antigua tienes que ir con el tiempo sobrado, sabes que siempre tienen algo que contar, además historias interesantes.

Los edredones? Estupendos, luciéndo su verde encima de mis camas, jajaja

Un besito guapo

Nuria dijo...

Un perrito, claro que sí.
Bienvenida, aunque tarde.
Un abrazo Fair Lady

Fair Lady dijo...

Hola Nuria corazón, me alegra que estés de vuelta. Un perrito? ... a ver a ver...

Un besito

Leznari dijo...

Me encanta como describes Vilagarcía, a este paso el año que viene lo mismo me ves paseando por el paseo marítimo jejejeje.
Las tiendas antiguas esas de toda la vida me encantan...es cierto el trato que tiene el dueño con los que entramos a comprar, y más en los pueblos, en mi sitio de veraneo también ocurre y...te encuentras tan agusto..
Besitos Fair.
LEZ