miércoles, 24 de septiembre de 2008

Anuncios publicitarios - ¿un peligro?

La mayoría de los anuncios publicitarios son exageradamente atractivos con el fin de vendernos fácilmente los productos, pero algunos esconden un verdadero peligro para nuestros hijos.

¿Qué opináis de los anuncios publicitarios. Impactan positiva- o negativamente sobre nuestros hijos?

Sólo hay que ver, por poner un ejemplo, un anuncio televisivo que tratan de vendernos una lavadora de gran capacidad y en la cual un niño introduce a su perro. ¡Por dios, que macabro! Imaginaros qué reacción produce en la mente inocente de un niño. Yo misma podría llegar un día a casa y encontrarme a mi perrita Fair centrifugada!! Menos mal que mis hijas de momento son conscientes del bien y del mal, ¿pero qué ocurre con los niños con pocas ideas buenas?

Y hablando de mis hijas, sin ir más lejos. Ayer tarde llego a casa y me encuentro un frasco de enjuague bucal Listerine Mentol, sí, sí, además el azul, ese que aparece en los anuncios y explotan los gérmenes en la boca pero que en realidad te abrasa por dentro, te saltan las lágrimas y no hay dios que lo tome!!! Lo probé en su día y no volví a comprarlo, puede que otros aguanten la abrasión, pero yo no, es horroroso!

Pregunté a mi marido si había comprado el enjuague para él y me dijo que no, que él no usa, que lo habían cogido las niñas. Le dije que si no sabía que ellas toman uno infantil suave, éste les abrasa la boca y me contesta que él no conocía el producto. ¡¡Quéeeeee, a quién se le ocurre comprar lo que dicen las niñas y menos sin conocer el producto!! Pues así es mi marido, temo cuando va de compras con las niñas y en este caso, compraron un frasco de 1 Litro!!

En fin, dejé pasar la charla y les pregunté a las niñas porqué había elegido ese enjuague y va la peque, Sara, y me contesta:

“Es que en la tele cuando lo toma el chico o la chica se infla la boca y explota todo alrededor.”

"¡¡Quéeeeee!! ¿Y tú pensabas que te iba a pasar lo mismo???", jajajaja, tuve que reírme a carcajadas, pobrecilla. - “Ay hija, eso son efectos especiales y la chica se enjuaga con agua, no hay que creer lo que sale en la tele.”

“Ya me he dado cuenta, mamá, ¡¡Esto quema como rayos!!


… para que veáis como influyen los anuncios publicitarios en nuestros hijos.

9 comentarios:

Bowman dijo...

Había un chiste de un niño (varón, o sea, con colita) que pedía insistentemente:
- Mamá, mamá, quiero tampax
- Mamá, por favor, cómprame tampax
- Mamá, ¿por qué no me compras tampax?
La madre, harta ya, le pregunta:
- ¿Para qué demonios quieres tú unos tampax?
Y el niño respondía:
- ¡Es que he visto en la tele que con tampax podría nadar, bucear, montar en bici, montar a caballo... y yo quiero hacer todas esas cosas!
;-)

Pues sí, la publicidad no sólo es engañosa, sino que a veces nos hace ver escenarios y tendencias que no son reales. Ante la machacona emisión de anuncios, que antes no existían, de vaginesil, dermovagisil y otras tropecientas marcas de lubricantes contra la sequedad vaginal, tuve que preguntarle a mi hija y a mi mujer: ¿Qué pasa últimamente con las mujeres? ¿De golpe y porrazo se han secado todas o qué?
(Con perdón si suena u poco bruto)

Küssen mein Schatz

P.D.: Yo sí uso ese Listerine azul, ja, ja.

Fair Lady dijo...

Jajaja Bowman, pues tendrás que tener la boca hecha un estropajo!! No sé cómo podéis aguantar esa abrasión, qué horror.

Muy bueno el chiste del tampax.
Mis niñas se ríen un montón con los anuncios de compresas con alas, dicen: "Mamá, y puedes volar si te las pones?", jajaja

Un besito

Bowman dijo...

Respecto a los eslóganes de los anuncios de compresas, la mujer de un amigo suele decirle:
- Hoy no, que me huelen las nubes
para indicarle a su marido que está en esos días.

Respecto al colutorio dental fuerte, a veces es la única manera de que por fin me despierte por las mañanas (además, como fumador compulsivo que soy, no quiero que cuando me besen sientan que están lamiendo un cenicero, ja, ja, a grandes males grandes remedios).

Fair Lady dijo...

jajaja Bowman, no puedo contigo, para todo tienes una respuesta!!

Natacha dijo...

¿os acordaís qué ocurrió con la serie de Pipi calzaslargas...? hubo unos cuantos chavalines que se arrojaron por la ventana, ya que la niña de las coletas (ups, jeje) casi podía volar...
La televisión es un instrumento que hay que dosificar a los niños... empezando con telediario... Se ve cada horror. Mis hijos no vieron nunca las noticias de pequeños...

Lo que no soporto son esos anuncios que "venden" la felicidad por cualquier producto... como un coche... que siempre lleva tía buena...¿¿??

En fin que se podría escribir una biblia con esto, cielo
Un beso, mi niña
Natacha.

pd.: También uso ese listerine, jajajajajajjajajaja.

Fair Lady dijo...

Eso es cierto Natacha, a mis hijas tampoco las dejo ver las noticias. Te acuerdas de aquella mujer que introduzco a su bebé en el microondas por una disputa con su pareja... ¡Es horroroso! Imagínate que ven eso los niños, no quiero ni pensarlo.....

Pues yo me pongo las botas con los anuncios de After Shave, jajaja

Qué valiente eres chica!! A mi se me despelleja la boca con el Listerine, jajaja

Besitos corazón

Morgenrot dijo...

Lo único que podemos hacer es repetirles , hasta la saciedad, desde muy pequeñitos, que los anuncios son para VENDER y que son capaces de engañarnos vilmente con la única intención de incrementar sus ventas.

Yo soy tan pesadita para eso que, de momento, no me ha funcionado mal.

Pero también nos debemos aplicar nosotros el cuento...

Saludos

Fair Lady dijo...

Te doy toda la razón Morgenrot y mira que les tengo dicho a mis hijas que no se crean nada de la publicidad, es muy engañosa y a veces peligrosa, aunque siempre hay algo que les atrae y en este caso, el padre no ha sido precisamente un colaborador fiable. Espero que después de la charla que les di, me hagan caso, jajaja

Un beso querida amiga

Leznari dijo...

No soy partidaria de estos anuncios "EXPLOSIVOS" en la tele, la mayoría de niños por circunstacias ven más la tele de lo normal, y con tanta publicidad les comen mucho el coco.
Y pobres inocentes que se lo creen todo.
Besitos niña.
LEZ